¿Quién soy?


Me llamo Nayra Álamo Pareja. Nací en Gran Canaria. Hija de padre canario y madre andaluza, la mayor de tres hermanos. Siempre fui una chiquilla obstinada de ideas fijas.

Estudié el Bachillerato en Santa Mª de Guía de Las Palmas de Gran Canaria y de aquella época recuerdo con cariño las risas con los amigos en clase. Siempre fui una niña y una joven inquieta muy volcada en sus amigos. Por aquel entonces me gustaba escribir en diarios y para las clases de literatura, filosofía e historia. Nada extraordinario: poemas de amor, escritos de juventud, felicitaciones a los amigos, redacciones, comentarios de texto llenos de frescura y ganas de vivir, etc. Otra de mis aficiones por aquel entonces era escuchar música con mis amigos. Grabábamos las canciones que salían en la radio para luego escucharlas y cantarlas una y otra vez, haciéndolas nuestras. 



Decidí estudiar la carrera de Magisterio por impulso. Paradojas de la vida, pues resultó ser una cita a ciegas con "mi elemento". Y también en un impulso llegué a Granada, tierra natal de mi abuela materna. Formar parte de esta universidad forjó para siempre mi carácter empecinado. Por aquel entonces vivía el aprendizaje de un idioma extranjero como la gran oportunidad de abrirme al mundo y de recoger de él aventuras y costumbres fascinantes para mi. Así que en 2002, nuevamente seguí mi instinto y me fui a buscar trabajo a Manchester donde terminé de formarme como maestra de lengua extranjera trabajando en guarderías y colegios. 

El nacimiento de mi hermano pequeño coincide con mi vuelta a la isla y la lucha por buscar mi sitio en el mundo. Así que a partir de ahí he vivido todo tipo de experiencias relacionadas con la enseñanza en general y del inglés en particular: desde la creación de un aula en una academia de inglés para enseñar a niños de tres a seis años hasta convertirme en maestra de la educación publica tras pasar por unas oposiciones.

 En el año 2009 me convertí en madre. Mi hijo es mi fuente de inspiración, él me hace querer ser mejor persona. Su llegada trajo consigo una nueva vida a la que acompañar y de la que aprender. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario